AFTER-HOUR



Pues ya puestos vamos a hablar de los after-hours, sin los que no seríamos nada de nada.

Aquí en Zael somos unos grandes amantes de los after-hours, pero no como os los imaginais, no estamos en garitos de estos que están hasta las tantas abiertos. Depende de la época, los after-hours los hacemos en distintos sitios, en verano cuando estamos en Zael los solemos hacer en el retigal, en la fuente del Cerro o en casa de Asier. Ahí hacemos lo típico, con la música bailando y haciendo el imbécil hasta que el cuerpo aguante. Pero los que realmente están guapos, guapos son los que nos montamos en Burgos en casa de Rosa o en la de Óscar y Álvaro.

Solemos ir a las 6 de la mañana, y al final nos quedamos siempre Óscar y yo solos como dos imbéciles haciendo el bobo sin parar. Un after en condiciones tiene que tener una serie de cosillas sin las cuales puede ser lo peor de lo peor. Ahí van alguna:



Y sobre todo buena música. Desde aquí un saludo a nuestros amiguetes los taxistas que a ver si se deciden de una vez a hacernos descuentos.


Volver a ventana principal